Los amos del botín

Tras el abordaje de un barco, el victorioso capitán victorioso autorizaba a sus hombres a hacerse no sólo con el dinero, las joyas, esclavos, viajeros, mapas, sino además el propio barco al que habían hecho víctima de su captura.

El reparto de los bienes que conformaba el botín estaba bien organizado. Dentro toda tripulación pirata, sus integrantes antes de lanzarse a la mar, firmaban un contrato sabiendo desde un principio lo que les iba a corresponder. La cantidad variaba según el rango- el capitán y los oficiales cobraban el doble- y toda acto heroico, como el llegar a salvar las vidas de la tripulación se premiaba con alta generosidad.

En la historia quedan registradas verdaderas fortunas de las viejas capturas realizadas por piratas cuyas hazañas se traducen en la actualidad en verdaderas fortunas:

1.- Black Sam (Samuel Bellemy) 120 millones de dólares

2.- Sir Francis Drake 115 millones de dólares

3.- Black Bart (Bartholomew Roberts) 40 millones de dólares

4.- Captain Morgan (Harry Morgan) 13 millones de dólares

5.- Blackbeard (Edward Teach) 12,5 millones de dólares

En realidad verdaderas fortunas si tenemos en cuenta que 1 millón de dólares entonces significa aún más de lo que significa hoy en día, ya que eran relativamente pocos los que llegaban a tales niveles. JO HO, la vida de un pirata.